miércoles, 14 de diciembre de 2016

Sobre el amor


Dos amigas discutían a viva voz algo ebrias sobre la simplista cuestión de si es lo mismo "hacer el amor" y follar, obviaban las voces de los otros y se gritaban, a lo mejor ni se oían la una a la otra, pues en la discusión se jugaba la concepción de cada una sobre el amor.

En el Banquete hay dos maravillosas tesis sobre el amor, que el amor es amor a la belleza, es un ejercicio estético, amamos ejerciendo una proyección sentimental. Y que el amor es como una lucha entre dos fuerzas.

Sócrates recurre a Diotima, que le narra que el día en que Afrodita nació, los dioses celebraron en el Olimpo una fiesta, a la que asistían Poros (recursos) y Penia (carencia). Penia y Poros copulan y de ellos nace Eros. Eros es el amor. Por eso el amor nunca es estable y tiene altibajos. Pero el amor es siempre amor a la belleza. Uno se enamora de lo que no tiene, y se siente atraído por alguien porque es bello. Nos atraen las cosas bellas (más allá del amor de pareja que es nuestra cuestión). 

Hay una escala del amor: se empieza por la belleza física y se va ampliando el campo de interés. Por lo tanto este sostiene que siempre se empieza por motivos mucho más lejos de los que nos describe el amor rómantico.

Por otra parte, no solamente es voluntad de poseer la belleza, sino voluntad de engendrar en la belleza. Aquel que lo concibe, concibe la inmortalidad. La única inmortalidad que obedece al griego es la inmortalidad nacida por la obra de la belleza, del amor. 

No niego la existencia del amor, ni mucho menos creo que al ser puras reacciones químicas le quite "magia", pero no todo el mundo se enamora, unos practican el amor besando el Corán después de rezar de madrugada,  otros el amor de pareja y algunos ninguno. Porque el amor cuando es verdad ni es eterno, ni se ama sólo una vez, nace, muere y se transforma.

Parece que como decía también el banquete buscamos vorazmente la necesidad de no terminar en uno mismo, que a veces se convierte que uno quiere convertir al otro en él. Y Galeano dijo una vez, el secreto de un amor realista y antripatrical es que la suma de uno más uno en una pareja no debe dar uno sino dos, sino vuelve a ser una relación de dominación.

Resultat d'imatges de banquete platon



2 comentarios:

  1. Cuando he deseado follarme a una mujer, he deseado estar dentro de ella y darle lo mejor de mí, pero no sólo a ella.

    Cuando la he amado, he deseado estar dentro y alrededor de ella. Y dárselo todo y todo a ella.

    He amado poco, muy poco, casi nada, pero no lo descarto.


    ResponderEliminar
  2. 1+1 = 1+1. Me gusta :) El Amor es ante todo Libertad. ¡Un saludo, Dawn!

    ResponderEliminar