martes, 28 de octubre de 2014

Triste el vivir de aquel

Del que no sueña
Del que no sonríe sin razón
Del que no siente descarnadamente, sin medida
Del que no cree incluso sentir circular el aire  por los pulmones
Del que no traga con furia y quiere y se desvive por comprender  esa pasión... Y transmitirla.
Convicción sentimental que al intentar explicar sólo te viene a la cabeza arrancarte el pecho, llevarlo a fuera,
hacerlo palabra.
.-Dawn