viernes, 16 de mayo de 2014

Quan és fosc


He vist platges vestides de dol, la nit plena de llums de color verd.
He vist ulls plens d'espant. I no els puc oblidar.

He vist una muralla al desert, i un tren al qual l'abril no arribarà.
He vist nens que ja han perdut sense haver jugat mai.


Ideas románticas que chocan contra la realidad, incluso son aplastadas. Hay quién las considera delirios de  juventud o tonterías.

Parte de razón tienen. Viajar, es una de las formas de comenzar a herirlas, mostrar su inmensidad y lo ambiciosas que son. Pasaba yo por Andalucía, y miles de olivos, pasé por el Riff y otros miles, en ambas ocasiones me acordé del mismo poema, Aceituneros de Miguel Hernández.

He tenido la suerte de poder viajar mucho a lo largo de mi vida a lugares muy heterogéneos, pero estos últimos años he contemplado el viajar con otra mirada y diferente intención,  he acabado desgastándome en ello, dejando un rastro de esperanza en el camino y una porción de fe en cada lugar. Regresar incompleta y con miedo a acabar desapareciendo. 

Las personas reconocen su mal pero no sólo no lo combaten sino que lo defienden, se sienten atacados, cuando no es así, no se consideran semejantes, ansiosos de diferencia buscan un inferior. 
Otros andan entretenidos confundiendo las prioridades, decía un amigo que fruto de la posmodernidad.

Y en este último año especialmente en mi hambre de masa me he sumergido en todos los movimientos sociales, protestas, colectivos... a fondo, sin esperar nada, incluso cometiendo algo que recordaré como una dulce locura, y otra vez el enemigo en casa. 

Un albañil quería... Pero la piedra cobra
su torva densidad brutal en un momento.
Aquel hombre labraba su cárcel. Y en su obra
fueron precipitados él y el viento.

Miguel Hernández

Puedo decir, que ahora no me arrepiento -y tampoco creo hacerlo-, que en esto me he realizado, he descubierto que hay un enemigo en casa, y que es más peligroso, y he cuestionado cosas en las que jamás imaginé dudar.

Sólo queda como dicen esas ideas románticas y tontas, luchar contra un enemigo bicefalico, y que tiene una cabeza metida en nuestro hogar y disfrutar viviendo.

https://www.youtube.com/watch?v=Y-armzg4dSY

.-Dawn





3 comentarios:

  1. La lucidez hiere con dientes de lobo.

    ResponderEliminar
  2. Vuestra sangre, vuestra vida,
    no la del explotador
    que se enriqueció en la herida
    generosa del sudor.

    Te haces mayor, quién me dijo que escribirías estas cosas cuando te vi por primera vez, del tamaño de mis puños.

    Aprende niña, sigue aprendiendo, y sobre todo no pierdas nunca esa loca alegría.

    Un besozo, el pelao.

    ResponderEliminar