miércoles, 14 de diciembre de 2016

Sobre el amor


Dos amigas discutían a viva voz algo ebrias sobre la simplista cuestión de si es lo mismo "hacer el amor" y follar, obviaban las voces de los otros y se gritaban, a lo mejor ni se oían la una a la otra, pues en la discusión se jugaba la concepción de cada una sobre el amor.

En el Banquete hay dos maravillosas tesis sobre el amor, que el amor es amor a la belleza, es un ejercicio estético, amamos ejerciendo una proyección sentimental. Y que el amor es como una lucha entre dos fuerzas.

Sócrates recurre a Diotima, que le narra que el día en que Afrodita nació, los dioses celebraron en el Olimpo una fiesta, a la que asistían Poros (recursos) y Penia (carencia). Penia y Poros copulan y de ellos nace Eros. Eros es el amor. Por eso el amor nunca es estable y tiene altibajos. Pero el amor es siempre amor a la belleza. Uno se enamora de lo que no tiene, y se siente atraído por alguien porque es bello. Nos atraen las cosas bellas (más allá del amor de pareja que es nuestra cuestión). 

Hay una escala del amor: se empieza por la belleza física y se va ampliando el campo de interés. Por lo tanto este sostiene que siempre se empieza por motivos mucho más lejos de los que nos describe el amor rómantico.

Por otra parte, no solamente es voluntad de poseer la belleza, sino voluntad de engendrar en la belleza. Aquel que lo concibe, concibe la inmortalidad. La única inmortalidad que obedece al griego es la inmortalidad nacida por la obra de la belleza, del amor. 

No niego la existencia del amor, ni mucho menos creo que al ser puras reacciones químicas le quite "magia", pero no todo el mundo se enamora, unos practican el amor besando el Corán después de rezar de madrugada,  otros el amor de pareja y algunos ninguno. Porque el amor cuando es verdad ni es eterno, ni se ama sólo una vez, nace, muere y se transforma.

Parece que como decía también el banquete buscamos vorazmente la necesidad de no terminar en uno mismo, que a veces se convierte que uno quiere convertir al otro en él. Y Galeano dijo una vez, el secreto de un amor realista y antripatrical es que la suma de uno más uno en una pareja no debe dar uno sino dos, sino vuelve a ser una relación de dominación.

Resultat d'imatges de banquete platon



martes, 23 de agosto de 2016

La muerte de un amigo

Un loco, un técnico de sonido que odiaba la técnica y amaba la música. La música, el bajo que tampoco ha sobrevivido a un último golpe, la vida que decía detestar, el tequila y México del que no se pude despedir, ni siquiera actualizar la imagen de una tierra natal de la que recordaba sólo los olores.
Recuerdo tener eternas conversaciones absurdas, fervientes debates sobre si Queen hizo el primer videoclip o no, sobre Leyre Pajín, o sobre la sensualidad de las chonis... Someternos a torturas de comida picante, minipellizcos o a ver quien ofendía más al otro.
También los épicos "no hay cojones" y acabar retenidos e identificados por la polícia. O la histórica cura para la tristeza, bañarse con ropa en el mar sea cuando sea, de madrugada, en pleno noviembre. 
Sinceramente no te echaba de menos, pero tampoco te había olvidado, hace más de un año que no nos veíamos, pero siempre te he calificado como "el amigo que desaparece y vuelve aparecer tiempo después y tienes la sensación de que fue ayer". Ahora realmente te añoro.
Al otro lado del silencio siempre fue nuestra canción, hasta siempre amigo. Bañarme sin ti hoy ha sido más frío que aquella noche de invierno.

 


Para Kevin.

Te quiere, Najoua.

jueves, 18 de agosto de 2016

Defensa de la Melancolia y la Infelicidad

Como leales musas acompañan e inspiran meditaciones. Han destruido a las pasiones consumidoras del alma y matado la verdad. Te sonríen desde el abismo y te dan la bienvenida a una corta eternidad.
Junto a esa sonrisa a veces se molestan en recordarte que ya lo sabías, que eso tan bien disfrazado era esperanza, que si fuese ciencia no zarandearía así tu alma, ni sería móvil más que en sí mismo. Que cuando decías no esperar nada ¿Por qué te movías? La mayor distopía no existiría sino para alertar de que lo es, algo espera. 
En algunas ocasiones te hablan de lo trágico de la vida, que la orfandad del ser, de que nunca se ama lo suficiente como para ser compañía ni estar acompañado, que su amigo el tiempo te lo ha demostrado.
Entonces paras, les adviertes que ya le abrazas el tiempo, te alimentas de nostalgia, afirmas el futuro objeto nostálgico, que no puedes moverte más que por pasión productora de infelicidad, que por melancolía delirante, que repugnas la tranquilidad que es ser feliz. Que disfrutas de los zarpazos de la realidad, y que tu misma los bañas en lagrimas saladas para que duelan más y no sean olvidados, entonces junto a ellas dos  desde el abismo contemplas la bajeza y disientes. 
Vengo a instalarme en la infelicidad. 

.-Dawn 

viernes, 1 de enero de 2016

Habitación 10

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar.
.- RAYUELA, Julio Cortàzar



 En la habitación enfrentada a la suya, olía a tabaco y hierba, entraba una tímida, artificial y cálida luz de la ventana que daba al hermoso patio andaluz, pero ella apenas lo percibía, estaba sin estar. 
Se extrañaba de lo que acababa de pasar, pero a causa del alcohol u otra razón era incapaz de canalizar esa extrañación hacia la autocuestión. 
Sentía una extraña sensación de frío en las extremidades y movía las piernas para remediarlo deshaciendo las sábanas ajenas, y que desde entonces se volvió costumbre. 
Sentía un pecho cálido contra la espalda y un brazo arropador, fue una eterna sensación, como si ese fuera el acto de dormir y nunca hubiese dormido de otra forma. 
Sentía que su cuerpo reaccionaba de alguna forma, puede que a causa del narcótico, tenía la sensación de caer al vacío tres veces por segundo, en la cama había un remolino que absorbía al abismo. Dormía por instantes o eternidades, perdió toda conciencia, la del tiempo. 
Sin darse cuenta se estaba despidiendo de su amante, hablaba pero no sabía lo que decía, era espectadora de esos dos de los que formaba parte.
Vio como posó los labios sobre los suyos que ardían igual que los de él pero la unión fue gélida, que le recordó a su piel toda caricia pasada minutos o horas antes, y le hizo temblar el resto de la noche que se quedó sola en la habitación con ahora olor indescriptible. 

.-Dawn

sábado, 26 de diciembre de 2015

El silencio de Dios Parte II


En el famoso discurso de Al Pacino en la película El Abogado del Diablo, el diablo afirma ser el último humanista, se nos describe a un dios que le gusta observar, un bromista, un tacaño, un sádico e incluso un casero indiferente a la vida. Según las tres religiones monoteístas dios ha creado al hombre y todo lo que le rodea. Y he ahí que Al Pacino lo caracterice de tal forma. Como ya advertía su mayor asesino Nietzsche, dios ha dotado al hombre de instintos pero le coloca las reglas en oposición “Mira, pero no toques. Toca, pero no pruebes. Prueba, pero no tragues.” Escenifica Al Pacino entre carcajadas.

La concepción de dios que tienen las tres religiones monoteístas -con sus salvables diferencias- en su interpretación más frecuente. Dios como creador, un ser todopoderoso, omnisciente y bondadoso. Tres cualidades que si realmente las tiene, Dios no se salva de la reseña que hace Al Pacino. Si Dios es bondadoso no quiere vernos sufrir, y como en la propia Biblia dice, la vida es un valle de lágrimas, plagada de sufrimiento. Y si es todopoderoso en sus manos está evitar el mal puesto que también es omnisciente y ya de antemano lo conoce. Hans Jonas, filósofo judío en su obra El concepto de Dios después de Auschwitz” sostiene que hay que arrebatarle uno de sus tres atributos, puesto que si Dios tiene estos tres, Auschwitz no hubiese existido. Jonas a diferencia de Al Pacino que le despoja de la bondad, elige la omnipotencia. Rescatando la figura del Dios sufriente.

Pero el ateísmo no está en la labor de Jonas de rescatar al concepto de Dios. Nietzsche –cuyo ateísmo no me atrevo a asegurar pero tampoco negar– veía a Dios como una ficción que negaba la vida, y creer en él como una actitud de débiles, aquellos que para él eran de moral plebeya, y no podían afirmarse. Para vivir necesitaban la existencia de la idea de trascender o seguir ciertas normas morales construidas por ellos mismos pero dirigidas a todos, para así hacer positiva su incapacidad de afirmación y además poder señalar con dedo acusador a los que sí se afirman a sí mismo y a la vida. Occidente estaba enfermo a causa de la tradición judeocristiana heredera del platonismo, sumido en la decadencia según Nietzsche. Suponemos que sigue enfermo, puesto que Dios sigue sin haber sido asesinado del todo, incluso si nos atrevemos a mirar nuestro alrededor en los tiempos de crisis que corren, y el efecto que tiene en la dimensión humana es de resucitar a Dios. En la historia, el judeocristianismo ha triunfado y triunfa especialmente entre más los necesitados. Pero vemos como Dios, aparte de haber resucitado, se ha reencarnado esa necesidad que tenemos de él. Una vez asumido que Dios no existe o que debido a la construcción social no ocupa el mismo lugar, ya que le ha sido relegado al capital. Dios como necesidad antropológica, es decir, por una parte la  necesidad de trascender, hay quienes como Tomás de Aquino que en un acto de sinceridad en la Suma contra los gentiles reconoce que necesitamos a dios porque tenemos la necesidad de salvarnos, de transcender. Característica que  Marx que critica, “La religión es el opio del pueblo”, puesto que la transcendencia, la existencia de un más allá hace que el proletariado se adormezca como si consumiese opio, y no se preocupe por mejorar sus condiciones de vida actual, debido a que en la otra ya serán positivas, ya que su actitud humilde y pasiva en concordancia con esas normas religiosas se lo garantiza. La religión como una felicidad ilusoria. A parte de la necesidad de salvarse, está el miedo a la soledad: Dios no existe entonces estoy sólo.

De la mano de esa bestia llamada soledad está nuestra necesidad de ser reconocidos, ejemplo de ello encontramos a la inversión del vivir para contarlo, ahora hay que contarlo para haberlo vivido. Si un acontecimiento no es televisado, no ha sucedido, y el reflejo de esto en la vida cotidiana es el selfie, una moda tan extendida como potencialmente significativa, en nuestro afán por mostrar que vivimos y disfrutamos de ello, que los demás lo reconozcan, nos reconozcan, hemos dejado de vivir y disfrutar. Nos hemos convertido en meros reporteros de nuestra vida.

Llegado a este punto, exista o no Dios, su esencia permanece. Su origen en el hombre. Idea de Bien, Jesús, Allah, Yahvé… Todos tienen el mismo origen humano, la trascendencia y el caer en la idea de Dios como causa de todo: Dios es la causa y no tiene causa. Puesto que el buscar causa a cualquier efecto no puede ser eterno, tiene que haber una causa original. A lo que la ciencia podría responder “la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.” Y aun no teniendo respuesta no perdería credibilidad, porque se trata de eso, de buscar las respuestas ya que no hay un libro con todas ellas y poseedor de las mismas palabras de Allah, Yavhé o Jesús. Yo me pregunto desde la ingenuidad si dios este existe ¿En cuál hay que creer? ¿Por qué uno y no otro? Ya que en la historia hemos visto batallas religiosas, unos contra otros. En cuestiones de fe no hay dialogo, ya que todos creen tener la verdad y la única verdad. Y si es así, para ser castigado según estas religiones hay que tener culpa. ¿Debe el Dios cristiano en el caso de ser el verdadero  castigar a una mujer por ser musulmana si lo es por haber nacido en Libia? ¿Y el Dios musulmán en el caso de ser el verdadero a una católica española? Si son religiones monoteístas, sólo se puede adorar a uno, por lo tanto negar al resto.
Retomando el tema de la necesidad humana que ha creado o nos permite creer en Dios: ¿No somos capaces de matar a Dios? ¿No somos capaces de vivir sin la seguridad de salvarnos? ¿Hasta que punto podemos construir nuestra propia moral? Una vez que la negación de Dios vaya de la mano de no necesitarle, es decir, superar la necesidad de la transcendencia. Que la figura del ateo no sea el que niegue a dios sólo, sino que no lo necesite. Ya que Dios no es solamente el Dios judeocristiano, y posiblemente para vencer a este y todo lo que ha supuesto históricamente entre otras cosas -ya que es otra cuestión- hay que cubrir la necesidad de la trascendencia, aceptar la vida como una, y aceptar nuestra soledad existencial, nuestra individualidad. No hacer de ello algo positivo, sino aceptarlo como negativo que es.
Es obvio que no es comparable la dependencia del Dios  judeocristiano a la dependencia que de las nuevas ficciones, los nuevos dioses, pero la religión tampoco tuvo un inicio especialmente dañino, lo que queda claro es que ambas cosas parten de la negación de la vida y de nuestra propia condición natural. Si somos seres racionales no podemos creer en Dios y en la trascendencia. Estas son infinitas y ni la razón ni nosotros lo somos. Conciliar a Dios y a la razón es imposible. Ejemplo de ello está nuestro sistema educativo, dónde en el mismo centro puede haber un profesor que te explique que las teorías evolucionistas de Darwin y la teoría del Big Bag y seguido otro que te diga que lo del mono es falso, que a nosotros nos ha creado dios y provenimos de Adam y Eva. La fe y la ciencia no van de la mano, el Papa Francisco se equivoca al decir que el Big Bag no contradice a dios y el Papa Wojtyla no era quién para perdonar a Galileo. 
El Ateismo que se basa en  la ciencia que no parte de una afirmación y existe lo relativo. En la religión hay una verdad absoluta y no hay supuestos sino afirmaciones. Y cuando se parte de afirmaciones no cabe el conciliarse con la postura contraria ni rectificar. Para el ateo 2+2 es igual a 4 hasta nueva orden para el creyente 2+2 es igual a 4 porque es la palabra de dios, por lo tanto es verdadera, y cuestionarla es pecado. Me atreveré a afirmar que intentar racionalizar la fe, intentar comprenderla, lleva al cuestionamiento, y entre el cuestionamiento y la crítica y disensión hay un camino muy corto. Por eso separar la fe y reconocerla como algo irracional, separar el creer del saber ha sido y será el mayor acto de sinceridad por parte de los creyentes.

Al ser contradicción el Ateismo y la religión. Una se tiene que imponer a otra. Y la religión en la sociedad actual sólo tiene cabida en la dimensión individual y el ámbito personal. En la escuela Darwin y en casa o catequesis Adam y Eva. 

.-Dawn

jueves, 24 de diciembre de 2015

24 Diciembre Parte II

24 Diciembre Parte I

Hace dos años escribí un post por estas fechas en el que describía una situación y me describía. Pasado el tiempo ambas cosas se han agravado, hoy los que no tienen dónde cenar son más, los miserables son más miserables y yo soy más.

Lo que me impulsa a estar escribiendo esto es que me acaban de llamar se ese comedor social diciéndome si estaba disponible, la voz de la señora que me hablaba me sonaba, y no de hace dos años, era la misma que hace unos días recogía alimentos para "Valéncia ciutat refugi".

Esta es una curiosa noche, y no sólo por la luna llena, sino porque coinciden dos festividades que representan lo mismo, una para los cristianos y otra para los musulmanes. Ninguno de los dos festejos me dicen nada en lo personal, pero sí comprendo lo que significa para los otros. Recuerdo la señora que lloraba esa noche describiéndome sus cenas de navidad de antes, recuerdo el ambiente triste, y sobre todo que lo que sentían la mayoría era vergüenza. Hoy miles de refugiados tampoco celebraran Mawlid Nabawi junto a sus seres queridos ni en sus hogares. La voz se esa señora me traslado a hacer esa relación, hoy lo que me dijo sentir la mujer desahuciada de esa noche buena hace dos años. 

Sé que es intrasladable lo que sienten, si cuando estoy enferma me pongo a llorar porque no puede cuidarme mi abuela que está lejos, cómo se debe sentir un niño sirio que hoy no cena en casa de sus abuelos, un niño español al que hoy papanoel no visitará, unos padres sirios que no podrán explicarles a sus hijos como es que en día que nació Muhammed (sws) pasarán frío, o los padres españoles que no puedes ser papanoel... y así miles de situaciones, sé que pasan frío sea navidad o no, pero hoy el frío será más frío.
 
Feliz Navidad
 

 
.-Dawn

domingo, 8 de noviembre de 2015

Carta de dimisión

Groenlandia
Sé que no obtuvimos el billete, 
no tiene sentido hablar de voluntad, 
pero no acepto su trayecto, ni quiero ya descarrilarlo,
que se detenga, me es impertérrito el donde, ese es mi domicilio,
un bosque abúlico, un desierto núbil, un solícito mar dulce o
una rocosa pluma.
Abandono su trayectoria, a paso firme y con inocente intención,
desvalijo mi aliento en el paso,
 y los fragmentos de mi pecho vuelan hacia la senda que dejamos atrás.

Continúen sin nosotros.

.-Dawn